REINO UNIDO, LAS PRIMERAS CONSCUENCIAS DEL BREXIT

  • Un verano de grandes protestas sociales en forma de huelga, manifestaciones en un país tradicionalmente tranquilo; La UE se pone en posición de alerta.
  • Una inflación desbocada, mayor a la de el resto de miembros del G7, Superposición de crisis, Covid, Guerra, marcha forzada del primer ministro, de su subastita, etc.

El proyecto de Johnson de abandonar la unión y crear un gran mercado libre “ de las cadenas de Bruselas”, para volcarse en Estados Unidos y el antiguo imperio no está por ahora logrando su objetivo con la facilidad esperada.

Es el momento de analizar la situación social y económica de Reino Unido, tras su BREXIT

La libre circulación de bienes y personas ya no se aplica y se han establecido controles aduaneros y migratorios desde y hacia Reino Unido, a pesar de las tensiones ambas partes lograron un “divorcio amistoso “y establecer las bases de una nueva alianza, mediante el acuerdo de cooperación y comercio firmado el 24 de diciembre de 2020, con el objetivo de proteger el volumen de 700 mil millones de euros de intercambio comercial. Entre la UE y Reino Unido los derechos aduaneros, contingentes y cuotas no son aplicables, pero si se han restablecido los controles y los complicados tramites administrativos.

Empecemos analizando las cifras de las exportaciones; Por ahora no se observa un cambio substancial, la UE sigue siendo el primer mercado para la economía británica en cambio es en las importaciones donde si se observa un gran cambio, Reino Unido ha diversificado sus fuentes de aprovisionamiento de suministros y ha buscado nuevos proveedores y aliados fuera de las fronteras de la Unión, la proporción de bienes adquiridos a la UE ha disminuido notablemente, pasando de un 53% antes del Brexit en 2015 al 45 % en el cierre de 2021, USA y China, superan ya a los proveedores tradicionales como Alemania en bienes industriales y Francia.

Sin lugar a dudas el mayor impacto se observa en el empleo, en Reino Unido escasea la mano de obra, en un primer momento se puede achacar a las consecuencias migratorias de la pandemia.

1,3 millones de personas abandonaron Reino Unido desde 2019, situación que se ha visto agravada por el Brexit , ahora es imposible contratar mano de obra procedente de Polonia o Rumania, sin visados de trabajo, como resultado , las empresas no encuentran candidatos en los sectores importantes, como la construcción, la restauración, la hotelería o la agricultura, pero lo peor es que faltan alrededor de 100 mil transportistas, lo que causó muchos problemas de abastecimiento en estaciones de servicio y supermercados a finales del verano de 2021.  El estallido de la guerra de Ucrania, seis meses después ha contribuido a que se dispare la inflación que llegó al 10% este verano de 2022, cifra record de los últimos 40 años.

Las consecuencias del Brexit en el sector financiero

Un sector fundamental sobre todo para Londres, pese a los malos augurios, no se ha visto alterado de forma significativa. La City el primer centro financiero de Europa, se sigue manteniendo en primera posición. Unas 400 empresas financieras y alrededor de 7500 banqueros se han mudado, incluidos algunos de los más ricos, se han trasladado a otras ciudades financieras europeas como Paris, Ámsterdam o Fráncfort, pero no supone una cifra significante teniendo en cuenta el total de 450 mil financieros de la City.

El 2021, se produce una cifra record de contrataciones en el sector bancario y financiero, a través de la contratación de 30 mil ejecutivos, lo que demuestra que el sistema financiero de Londres sigue siendo atractivo para inversores y financieros internacionales.

Los efectos del Brexit sobre la industria

Por ahora, los peores augurios no se han producido, no ha habido ninguna oleada de deslocalizaciones industriales, por ejemplo, NISSAN, ha confirmado que seguirá presente en el país, manteniendo su gran centro productivo de Sundeland y además ha anunciado la construcción de una nueva planta de producción de baterías para vehículos eléctricos.

Con un crecimiento cercado al 7,5% en el ejercicio de 2021, en un primer momento la economía británica pudo contener los efectos del Brexit. Pero la situación ha cambiado dentro del contexto de la guerra de Ucrania desde el otoño de 2021, la economía ha empeorado notablemente hasta el punto de llegar a prever una situación de recesión para finales de 2022.

Pero la cuestión más complicada de resolver durante el periodo de negociaciones con Bruselas sigue siendo las cuotas pesqueras; El acuerdo del Brexit prevé que los pescadores europeos puedan seguir faenando a lo largo de las costas británicas, debemos tener en cuenta que se trata de una de las zonas más ricas en capturas de Europa, donde los pescadores franceses realizan aquí el 25% de su recolección, por un valor anual de 170 millones de euros, pero para seguir trabajando en esta costa, las autoridades británicas exigen la obtención de una licencia, cuyo requisito fundamental es demostrar que estos barcos ya faenaban en esta zona con anterioridad a los acuerdos de salida. Por ahora Francia dispone de unas 1100 licencias.

El Futuro de los grandes acuerdos con otros países el » Global Britain «

Gran Bretaña, presentó un proyecto de conquista y recuperación de mercados, cuenta con sus antiguas alianzas de la Commonwealth y espera llegar a acuerdos con nuevos mercados asiáticos para contrarrestar los efectos de la salida de la Unión.

La Commonwealth formada por 56 estados repartidos en los cinco continentes, que son principalmente sus antiguas colonias.

Reino Unido ha firmado acuerdos con Canadá, Australia y Nueva Zelanda. También se espera una alianza comercial con la India y Pakistán, pero las negociaciones están resultando más complicadas de lo previsto.

Una nueva orientación económica que, de momento, no esta ofreciendo los resultados esperados. Entre 2015 y 2021, el balance Import-export con la Commonwealth no se han visto alterados, ni en positivo ni en negativo.

¿Es el mercado asiatico la alternativa?

La última baza del plan, era acceder al mercado asiático. Reino Unido ya tiene un acuerdo comercial bilateral con Japón,  El gobierno Johnson, esperaba adherirse al CPTPP ( Tratado comercial Transpacífico)  con la intención de convertirse en líder del libre comercio mundial, mediante la supresión de los derechos de aduanas entre sus miembros, Japón, Vietnam, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Brunéi, Malasia, Canadá, México, Perú, Chile; si estos países aceptan la adhesión Reino Unido podría acceder a estos mercados de más de 500 millones de consumidores, que representan el 13% de la economía mundial.

Estados Unidos ¿Una posible nueva alianza?

Más complicado se presenta el acuerdo con el aliado histórico de Gran Bretaña, las negociaciones se estancaron con la llegada a la presidencia de Biden, que no tiene intención de priorizar a Reino Unido por delante de la Unión Europea.

Reino Unido pretende ser una gran potencia a nivel internacional, a pesar de su salida de la UE.

La fractura interna

El país se empieza a fracturar desde la salida, el asunto de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, que sigue como miembro de pleno derecho dentro de la Unión, queda como un asunto pendiente de resolver. En virtud del protocolo norirlandés firmado en diciembre de 2020, la libre circulación de mercancías y la unión aduanera, se mantienen en Irlanda del Norte, con la intención de evitar a la situación anterior donde existía una frontera física en el interior de la isla, una situación muy delicada que podría fragilizar los acuerdos del Viernes Santo, firmados el 10 de abril de 1998, tras décadas de violencia, entre protestantes unionistas  y nacionalistas católicos que apoyaban la reunificación de Irlanda.

El acuerdo del Brexit, ha creado de facto una frontera interna entre Reino Unido e Irlanda del Norte en el Mar de Irlanda, para los unionistas supone una amenaza para si identidad británica. Como resultado Reino Unido avanza de forma inevitable a una crisis política y los nacionalistas del Sinn Féin, han devenido la primera fuerza política en Irlanda del Norte este 2022, lo que podría provocar, un referéndum sobre la reunificación de la Isla.

Escocia ¿Vuelta al conflicto?

El Brexit también ha reactivado el independentismo en Escocia. El 53% de los ingleses votaron a favor del Brexit, pero el 62% de los escoceses desean permanecer en la Unión Europea, esto da alas al partido nacionalista escocés, mayoritario en el parlamento, a plantear la organización de un nuevo referéndum.

Reino Unido se enfrenta a una nueva situación, sucesivos cambios de gobierno y previsibles revueltas sociales ante la nueva situación de recesión, habrá que ver que depara el futuro, si la potenciación de las viejas alianzas comerciales y el enfoque a nuevos mercados funciona o bien se plantea dar marcha atrás, para regresar a la Unión.

Francesc Bernabeu

DASI en BEREST GROUP