Los costes del transporte marítimo ( El coste del flete ) se han multiplicado por tres, desde que se levantaron los confinamientos en Europa, a pesar de la crisis que ha provocado un descenso del volumen de mercancías transportadas.

A mediados de abril de 2020 el coste medio de un contenedor de 20 pies, el más utilizado rodaba los 800 dólares, cuando las compañías empezaros a cerrar rutas.

El indicador SCFI ( Indice de Shangai ) indica que el flete para un contenedor de 40 pies, está en torno a los 5.200 dólares frente a los 1.800 de enero 2019

“Sigue habiendo problemas de espacio, un exceso de stock en China colapsa el presente y el futuro a medio plazo, no parece que los fletes vuelvan a tener los costes previos a la crisis del covid 19 “

Muchos intermediarios marítimos están reservando espacio con más de ocho semanas de antelación para las rutas que proceden de Asia,  es casi imposible conseguir espacio en los buques, en sentido contrario la capacidad no aumenta significativamente.

También existen problemas de capacidad en las rutas entre Europa y el continente americano, donde actualmente es necesario obtener reservas de espacio con más de un mes de antelación.

A nivel interno es previsible que estos aumentos del coste del transporte se trasladen al precio final para el consumidor, provocando un ligero ascenso en los datos de inflación, las entregas de pedidos se resienten, pero para saberlo habrá que esperar a ver los datos del IPC en el próximo trimestre.

Fuerte impacto en los datos de comercio exterior en España, la escasez de capacidad y el efecto de la pandemia, han causado estragos en el comercio entre España y China,  Según los datos del Ministerio de Industria, importamos un 11,4% menos, sin embargo las exportaciones hacia Asia, registraron un discreto aumento.

Datos del Ministerio de Industria.

Francesc Bernabeu